Buscar

Acceder

Cuidar la piel de tu bebé es algo muy importante. Los rayos del sol suelen ser los enemigos más peligrosos no solo de nuestros pequeños, sino de nosotras mismas. La radiación es cada vez más alta y si a nuestra piel le puede causar lesiones, imagínate lo que provoca en la epidermis de los bebés. Lejos de lo que se piensa, el protector solar, que nos es de mucha ayuda, está contraindicado en los menores de seis meses.

Los principales cuidados de la piel del bebé

Los cuidados de la piel del bebé deben ser fundamentales. Pero, antes que nada, debemos evitar que su epidermis se ponga en contacto con los protectores solares, tan fundamentales para la protección epidérmica de las personas.

¿Por qué un menor de 6 meses no debe ponerse protector solar?

Debido a que su sistema inmunitario está todavía débil y no cuenta con las defensas suficientes, ante los ingredientes químicos del protector solar, tu bebé puede exteriorizar una reacción alérgica. Podrían salirle ronchas que, en principio, no representan un peligro para él, aunque siempre es bueno que lo revise un pediatra o, preferiblemente, un alergólogo.

Si ya se lo has aplicado, solo debes esperar a que no tenga ninguna reacción, aunque te aconsejamos que esperes, al menos, a que cumpla los seis meses. En caso de que no te quede de otra y hayas comprobado que no presenta reacción ante este tipo de producto, se lo puedes aplicar en las menores zonas del cuerpo posibles. La cara y el cuello son las que más se suelen exponer a los rayos del sol, así que serán las áreas propicias para poner un poquito de protector.

Pero no puedes elegir cualquier protector. El más adecuado para tu pequeño es aquel que no contiene óxido de zinc ni dióxido de titanio. Estos componentes tienden a irritar la epidermis, sobre todo la de los más pequeños.

¿Qué cuidados de la piel debes mantener ante el sol?

Los cuidados de la piel deben realizarse en todas las personas por igual, desde la etapa infantil a la adulta. En tu bebé, lógicamente, es importante extremar las precauciones.

No hay mejor manera que prevenir los rayos ultravioletas que evitar exponer a tu pequeño al sol. Por eso, si vas a salir, prevé que tu hijo esté a la sombra. Si es muy pequeño, puedes seleccionar una sillita que contenga una capota que le proteja, al mismo tiempo que no permita que se acalore mucho.

También puedes comprarle unas gafas de sol, ya que los ojos son delicados frente a los rayos UV. Mantenerle bien hidratado es muy importante. Puedes recurrir a cremas naturales, a base de aloe vera, para que su piel no sufra las inclemencias del sol.

Beber mucha agua es crucial, incluso para la piel. La hidratación interior es fundamental, especialmente en los más pequeños. Por eso, llevar una botella de agua siempre que salgas con tu hijo debe ser obligatorio.

En caso de que no lo lleves siempre en la sillita, mantenle su cabecita bien protegida. Para eso, recurre a las gorras. No solo le tendrás a salvo de los rayos del sol, sino que conseguirás que luzca divino y a la última moda.

Cuidar la piel de tu bebé es tan sencillo como evitar exponerle a los

Send this to a friend